domingo, 6 de marzo de 2011

Un canto al valle de Urbión. Segunda parte

El blues del valle Urbión

Ya va para setenta y cinco lunas
que vivo en el valle de Urbión,
llegue en luna llena, en Mayo,
cargadito de ilusión.

Puesto base en tramorrios
así lo llamaba yo,
Manolo, mi hermano lobo,
2000 kilos descargó.

Y aquí estoy yo
y aquí estoy yo.
Cantando el blues
del valle Urbión.

Él se fue, me quedé solo,
transportista me nombró,
mientras cargo la mochila,
pido al cielo bendición.

Me agarre bien los machos,
como dice la canción,
y comencé a hacer camino,
ya Machado lo escribió.

Y aquí estoy yo
y aquí estoy yo.
Cantando el blues
del valle Urbión.

San Millán como colega.
Compartimos profesión.
Mientras íbamos plantando,
hortaliza en el Urbión.

Y aquí estoy yo
y aquí estoy yo.
Cantando el blues
del valle Urbión.

Muchas cosas que arreglar,
aún le faltaba color,
y una moto que pasaba
la de Juampa, el buen pastor.


Ya bajaba por el pueblo,
mucha gente alucinó
pero más nuevos amigos,
Viniegra me regaló.

Y aquí estoy yo
y aquí estoy yo.
Cantando el blues
del valle Urbión.

Poco a poco iba cobrando,
vida, el sueño de vivir,
rodeado de belleza.
Paraíso es para mí.

Y esta historia no termina,
aún queda mucho que escribir,
mientras yo sigo soñando,
con ese mundo mejor.

En paz y amor
en paz y amor
cantando el blues
del valle Urbión.

Dedicado a la mujer, por su día. Llegó la era de acuario, era de la mujer y el amor. En el nuevo mundo brillaran como el sol.


No hay comentarios:

Publicar un comentario