domingo, 6 de marzo de 2011

Un canto al valle de Urbión. Primera parte

Es nuestra responsabilidad
el poder preservar este
nuestro hogar y maravilloso
planeta para nuestros hijos.

Pacha mama        
                Madre tierra      

Tras un duro camino,
ahora llega el descanso,
el silencio y  el sosiego.
Es hora de regocijarme
entre tanta hermosura,
es hora de empaparme
de los rayos del sol más puro
casi los puedes tocar,
es hora de sentir
el aroma a hierba fresca,
y escuchar el silencio
de los viejos arboles,
esos que asisten erguidos
al paso del tiempo.
Es hora de sentir
la dulce melodía,
que emana de las fuentes
de tus entrañas.
Es hora de entonar
un canto a la vida,
todos tenemos nuestro canto,
cada planta, cada animal
cada hombre o mujer
entona su canto y juntos todos
componemos esta maravillosa sinfonía
que es la vida.
Es hora de encontrarme de nuevo
conmigo mismo, a solas los dos,
el equilibrio y la armonía,
me darán la paz
que he buscado y buscado,
y como tesoro soñado,
aquí en el Urbión
encontré mi hogar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario