domingo, 18 de agosto de 2013

Egipto y más




Dulce mujer

boca de miel

siento tu cariño

y bebo de él, como un niño

Me enredo en tu pelo

como brisa sincera

para ti, mi compañera

mi cielo mi sol

mis estrellas

Eyy guerrera, ya te dije que mi corazón te reclama y que cada vez que te miro esos preciosos ojos, esa maravillosa sonrisa, me salgo de la estratosfera. No lo puedo remediar, me tienes enamorado, y amarte es un placer muaa



Jau Jesús, ya sabes que mis alas son muy grandes y hasta la ultima gota de energía os seguirán arropando. Siempre quise estar al lado de aquel que como norma le toca perder, ser discriminado y oprimido. Y mi espada de luz velará por vosotr@s hasta el día que el cielo me llame. Mi hogar es nuestro hogar

No hay comentarios:

Publicar un comentario